Las plaquetas son células que circulan en la sangre y se unen cuando se dañan los vasos sanguíneos. Por ejemplo, cuando te cortas, las plaquetas se agrupan para formar un coágulo de sangre, evitando que la herida siga sangrando. Las plaquetas también ayudan a reclutar otros factores de coagulación en el área. Sin embargo, algunas personas tienen recuentos de plaquetas más bajos de lo normal, lo que se llama trombocitopenia y puede deberse a una variedad de condiciones y factores de estilo de vida. Es posible que necesite algunos medicamentos para aumentar sus niveles de plaquetas y también puede tomar algunos alimentos y suplementos para apoyar la producción de plaquetas y aumentar su recuento de plaquetas. Si bien es importante trabajar con su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico preciso, existen formas de ayudar a aumentar su recuento de plaquetas por su cuenta. Por ejemplo, se cree que tomar suplementos que contengan hojas de papaya es beneficioso, ¿sabes cómo funcionan?

Hojas de papaya

Extracto de hoja de papaya y plaquetas.

La planta de papaya (Carica papaya) es un árbol originario de las regiones tropicales de América. Sus hojas se han utilizado tradicionalmente con diversos fines medicinales. El extracto de hoja de papaya contiene compuestos beneficiosos como ácidos fenólicos, flavonoides y alcaloides, y probablemente sea más conocido en áreas donde el dengue es endémico. Recientemente, se ha investigado el extracto de hoja de papaya por sus posibles efectos positivos sobre las plaquetas. Algunas investigaciones preliminares indican que compuestos específicos del extracto de hoja de papaya pueden favorecer una agregación plaquetaria saludable. Un estudio publicado en Platelets encontró que los ratones alimentados con extracto de hoja de papaya tenían una menor agregabilidad plaquetaria cuando las paredes de los vasos sanguíneos estaban dañadas en comparación con los ratones de control. Otro estudio en el Malaysian Journal of Medical Sciences mostró que cuando los voluntarios tomaron tabletas de extracto de hoja de papaya durante 14 días, redujeron significativamente la actividad del factor activador de plaquetas (PAF) en comparación con el valor inicial.

Los investigadores atribuyeron estos efectos beneficiosos a compuestos de las hojas como flavonoides, ácidos fenólicos y alcaloides. Se sabe que compuestos como los ácidos fenólicos tienen efectos antiplaquetarios al interferir con vías como el sistema del ácido araquidónico que afectan la coagulación. Los alcaloides de la hoja también pueden inhibir directamente la agregación plaquetaria. Sin embargo, aún se necesitan más investigaciones para comprender completamente cómo el extracto de hoja de papaya influye en la función plaquetaria y confirmar su eficacia. Los primeros resultados son prometedores para quienes buscan respaldar una actividad plaquetaria saludable de forma natural.

Otras formas naturales de aumentar las plaquetas

La combinación de las pautas nutricionales de la Organización Mundial de la Salud y elementos de una dieta macrobiótica puede mejorar la fatiga y el recuento de plaquetas. Las recomendaciones incluyen consumir suficientes calorías, agua y alimentos ricos en folato, hierro, B12, serotonina, clorofila y vitaminas C, D y K, con cereales integrales, frutas, verduras, grasas saludables y proteínas vegetales, y también permitir el consumo de pequeñas cantidades de proteína animal magra. Evite el alcohol y los alimentos con alto contenido de sodio, azúcar, grasas saturadas y grasas trans. Para quienes consideren inadecuada esta dieta, la dieta mediterránea sin alcohol es otra buena opción.

La dieta mediterránea

La dieta mediterránea es una dieta basada en plantas con cereales integrales, verduras, frutas, nueces y legumbres que se ha demostrado que mantiene el recuento de plaquetas. También puede aumentar los niveles de plaquetas con el tiempo y requiere una alta ingesta de grasas saludables como pescado, aceite de oliva y aguacate. Sus grasas saturadas, sodio y azúcar son limitadas. Si buscas una dieta más organizada, puedes seguir la dieta mediterránea, pero evitando el alcohol.

Ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina B implicada en la reparación y el crecimiento de las células sanguíneas. El folato es un nutriente necesario para producir plaquetas, glóbulos rojos y glóbulos blancos, y una deficiencia también puede provocar recuentos bajos de plaquetas y un mayor riesgo de hemorragia. La espinaca es una excelente fuente de folato (vitamina B9) y otras buenas opciones de otros alimentos ricos en folato incluyen otras verduras de hojas verdes como la mostaza, el hígado de res, los frijoles, el arroz, el maní y los espárragos. Muchos cereales para el desayuno también son ricos en ácido fólico.

Vitamina B12

La deficiencia de vitamina B12 es una de las posibles causas de trombocitopenia. Este nutriente es necesario para la producción de plaquetas. Aumentar la ingesta de levadura nutricional y otras fuentes, como almejas, atún y salmón, puede ayudar a mantener niveles saludables de plaquetas. Si cocina vegetariano o vegano, lo más probable es que la levadura nutricional ya sea un elemento básico de su sabor a queso. Con la excepción del hígado de res, la levadura nutricional tiene la mayor cantidad de vitamina B12 por porción.

Plancha para ropa

Las plaquetas bajas están asociadas con la deficiencia de hierro. El chocolate amargo es una buena fuente de hierro, sólo las ostras y los frijoles blancos tienen niveles más altos de hierro por porción. Si bien el hierro es mejor conocido por su papel en la formación de glóbulos rojos, su relación con los niveles saludables de plaquetas se ha subestimado relativamente hasta hace poco. La formación de células grandes en la médula ósea (megacariocitos) requiere hierro, que se descompone en fragmentos para formar plaquetas. Otras buenas fuentes de hierro incluyen las espinacas, las lentejas y el tofu.

Vitamina C

La vitamina C ayuda a absorber el hierro, lo que puede aumentar el recuento de plaquetas. La vitamina C apoya las funciones normales de las plaquetas, como la agregación (agregación) y la adhesión (adhesión). Otros alimentos ricos en vitamina C incluyen los pimientos rojos, el brócoli, las fresas, las coles de Bruselas y los cítricos como las naranjas y los pomelos.

Vitamina D

La vitamina D ayuda a producir médula ósea, que es necesaria para la producción de plaquetas.

Vitamina K

La vitamina K es un nutriente necesario para la coagulación de la sangre. No consumir suficiente cantidad de esta vitamina puede provocar un sangrado excesivo. La col rizada tiene el mayor contenido de vitamina K de casi todos los alimentos. La vitamina K juega un papel vital en la coagulación de la sangre. Además de la col rizada, las espinacas, la col rizada y el brócoli también son excelentes fuentes de vitamina K.

Clorofila

La clorofila es el pigmento que da su color verde a las plantas, algas y algunas bacterias. Eleva los niveles de plaquetas en los deportistas. Cuando se usa en combinación con hierro, aumenta los glóbulos rojos (RBCS) en pacientes en hemodiálisis. Esto también puede aumentar el recuento de plaquetas.

La serotonina

La serotonina es una hormona almacenada en las plaquetas que ayuda a que la sangre coagule. Cuando se produce una hemorragia, las plaquetas se unen a la sangre y liberan serotonina.

Además, los probióticos, la melatonina y otros elementos también pueden aumentar el recuento de plaquetas. Aunque muchos de estos nutrientes están disponibles en forma de suplementos, lo mejor es intentar obtenerlos de los alimentos. Ciertos alimentos con alto contenido de vitaminas y minerales pueden ayudar al cuerpo a producir y mantener plaquetas en la sangre. Llevar una dieta saludable es esencial para recuperar la salud.

Referencia: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7219447/